domingo, 3 de enero de 2010

Roscon de Reyes

Según la receta de Gastronomía&Cía.
En primer lugar se prepara la masa madre y se deja reposar varias horas.
Ingredientes, para dos roscones:
PARA EL PREFERMENTO:
25 g de levadura fresca de panadero
100 g de leche templada
100 g de harina
PARA LA MASA
170 g de azúcar
Una cáscara de naranja
Una cáscara de limón
100 ml de leche
125 g de mantequilla
3 huevos
Un pellizco de sal
570 g de harina de fuerza
Agua de azahar, una cucharada.
PARA LA DECORACION:
Frutas confitadas, naranjas confitadas, almendras fileteadas o en cubitos, figurita sorpresa, almíbar, un huevo batido.
Preparar el prefermento mezclando los ingredientes y dejarlo reposar tapado tres o cuatro horas, o de un día para otro. Mezclar la ralladura de limón y de naranja con el azúcar, (o triturarlo todo junto en la thermomix), añadir la mantequila fundida, la leche templada, los huevos, el agua de azahar, la sal, el prefermento y la harina, amasar y dejarlo reposar tapado durante hora y media en un lugar templado, hasta que se doble el volumen. (En la panificadora programa MASA).
Precalentar el horno a 200ºC. Con las manos untadas de aceite para que no se nos pegue la masa, dividirla a la mitad. Cubrir con papel vegetal la bandeja del horno y colocar la masa encima. Para el otro roscón utilizamos la rejilla del horno, cubierta con una bandeja de silicona. Hacer con los dedos un agujero en el centro, bastante grande, para dar forma al roscón. Se puede meter en el hueco un cortapastas para preservar el agujero. Esconder la sorpresa por dentro, haciendo un corte en la masa. Pintarlo con huevo batido. Partir las frutas confitadas en láminas muy finas y colocarlas encima cubriendo toda la superficie. Terminar de cubrir con las almendras. En medio vaso de azúcar echar unas gotas de agua, remover con los dedos y extender por encima del roscón el azúcar humedecido.
Bajar el horno a 180ºC (abajo+turbo) y cocer el roscón durante 15 minutos. Cambiar el horno arriba (grill) y cocerlo tres o cuatro minutos más vigilando para que se dore pero no se queme. Al sacarlo del horno le damos brillo con el almíbar de las naranjas confitadas, o lo preparamos con 100 g de agua y 100 g de azúcar cociéndolo durante unos minutos.
El roscón tiene un sabor suave, sólo ligeramente dulce, que se compensa con el abundante recubrimiento. Si se hace con pocas frutas se puede rellenar con cabello de ángel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario